Buscar artículos...


Las 4 técnicas básicas para enfrentar el riesgo Imprimir
art id #95
Evitar, reducir, transferir o absorber. Si alguien lo desea, puede añadir la opción “ignorar” como una forma de administrar (o más bien no-administrar) el riesgo. El camino que siga la empresa tendrá siempre una repercusión económica sobre el negocio, por lo que estas decisiones no se toman a niveles operativos, sino en los niveles más altos de la organización (dueños, directivos y gerentes).

1. Evitar o prevenir el riesgo
Construir la bodega lejos del mar es evitar el riesgo de inundación. Construirla cerca de un cuartel de policías, es prevenir el riesgo de robo. Existen muchos riesgos que se pueden evitar casi en un 100% tomando las medidas correctas.

2. Reducir el riesgo (su ocurrencia y/o su impacto)
Instalar un sistema contra-incendios no reduce la probabilidad de ocurrencia de un incendio, pero sí reduce de manera importante su impacto, su efecto final. Por otro lado, educar a los empleados sobre la importancia de no jugar con fuego, o incluso prohibir fumar dentro de las oficinas, son formas de reducir la probabilidad de que un incendio ocurra. Mantener las instalaciones eléctricas en buen estado, etc. Existen muchas formas de reducir la posibilidad de que un riesgo ocurra y además, si es que ocurre, los efectos del accidente sean lo menos dañinos posible.

3. Transferir el riesgo
Ciertos riesgos simplemente no se pueden evitar. Una empresa que manipula algún tipo de combustible diariamente, sabe que en cualquier momento puede explotar. La mejor forma de enfrentar el riesgo en estos casos, es transferirlo a otra empresa. Por lo general esto se hace contratando a una empresa de seguros que, en caso de ocurrir el incendio, se compromete a pagar todos los daños. El contrato dice, en palabras sencillas, yo te voy a pagar $10 todos los meses, para que si en cualquiera de esos meses tengo un accidente, tú me cubras todos los gastos. Ahora, que ocurra el incendio ya no afectará los resultados de la empresa, sino que de la aseguradora.

4. Cubrir o “absorber” el riesgo
Finalmente, las grandes empresas pueden decidir ser “sus propias aseguradoras” realizando un ahorro mensual, para cubrir cualquier tipo de emergencia. Ese ahorro deberá ser explícitamente un “ahorro para riesgo de XYZ” por lo cual no se podrán destinar estos fondos a ningún otro uso. Importante: no se debe confundir la idea de “absorber el riesgo” con simplemente “ignorar el riesgo” ya que la diferencia se notará al momento de ocurrir el accidente. ¿Cómo te recuperas de un incendio?
 

Conozca también...

Banner

Usuarios registrados



ENCICLON - Enciclopedia de Negocios, Powered by Joomla!; Joomla templates by SG web hosting