Buscar artículos...


De emprendedor a Gerente Imprimir
art id #81
Cuando a un negocio le va bien, los clientes empiezan a multiplicarse, las tareas empiezan a ser más absorbentes y el emprendedor, que antes hacía de todo un poco, ahora se ve “obligado” a contratar personas que le ayuden en su negocio y realicen algunas de las tareas que antes realizaba él.

La empresa crece y el número de empleados también. De pronto el emprendedor descubre que ya no es un “emprendedor” sino que su oficina dice en la puerta “Gerente General” y sus tareas diarias son muy distintas a las que realizaba antes. Sus empleados tienen tareas específicas bien definidas y los supervisores han aprendido cómo “debe hacerse el trabajo” para mantener felices a nuevos y antiguos clientes.

¿Qué hace un emprendedor, cuando ya no es emprendedor?
Pocos son los emprendedores que deciden sentarse y disfrutar el negocio. Mucho más frecuente es ver que el fundador de la empresa sigue encima del negocio, cuidando que cada etapa del proceso se realice como a él le parece correcto. Esta es solo una de las funciones que el emprendedor, ahora Gerente, debería realizar.

Las tareas de un administrador
Un administrador o gerente de cualquier empresa, tiene funciones bien específicas que pueden resumirse en cuatro grupos:
a)    Planificar: el corto, mediano y largo plazo. Cuando la empresa está empezando los planes son generalmente de corto plazo, pero cuando la empresa ya está marchando, necesita definir estrategias a más largo plazo.
b)    Organizar: los recursos actuales y los posibles recursos necesarios para las siguientes etapas. Organizar el pago de los préstamos, la logística interna y externa, son sólo ejemplos de todo lo que se debe coordinar.
c)    Dirigir: es mucho más importante que controlar. Decirle a los empleados qué es lo que se espera de ellos y cómo deben realizar sus tareas debe ser el paso previo a toma medidas de control. Dirigir es también una forma de inspirar.
d)    Controlar: finalmente, el gerente deberá supervisar y establecer controles específicos para asegurar que los procesos se realizan de la forma debida. Si el gerente realizó personalmente el proceso, tendrá muchas mejores posibilidades de entender a fondo el proceso y así dará instrucciones mucho más claras.

Liderazgo y Trabajo en equipo
Un tema relativamente nuevo en la literatura de administración, que ha tomado una fuerza en forma exponencial durante las últimas décadas, es la importancia de no ser un “jefe exigente” sino más bien un “líder motivador”. Incluso en las empresas con procesos más rutinarios y mecanizados, un lider motivador puede incrementar el nivel de desempeño de los empleados y los resultados finales de la empresa.

¿Qué debe hacer un líder motivador? Es importante evitar pensar en líder motivador como un “animador” o alguien con “buena vibra” que está alegre todo el tiempo y diciéndole a los empleados “Sean felices, como yo”. Esto resulta des-motivador.

Orientador y facilitador
Un líder motivador, además de compartir energía positiva con los empleados, debe ser preciso en decirle a ellos “cómo canalizar” esa energía. Ser específico en sugerencias e indicaciones sobre cómo realizar el trabajo, es una ayuda real para realizar el trabajo de mejor forma, obtener mejores resultados en el mismo tiempo y finalmente ser mejor evaluado por el trabajo que se realiza. Esa es la forma correcta de motivar.

Trabajo en equipo
Sobre todo en las empresas con alta rotación de personal, los nuevos empleados se ven trabajando día a día junto a personas que le son totalmente extrañas y que – de una u otra forma – preferirán que uno (el nuevo) no esté ahí, para ganar ellos más dinero. Esto puede ser una idea errada, pero ¿cómo se demuestra lo contrario? Una importante tarea del líder es inspirar la confianza entre los colegas, para que trabajen más a gusto, para que compartan información del negocio y finalmente para lograr así que los resultados del proceso completo sean mucho mejores.

Comunicación
En casi todas las empresas hoy prohíben el “chat” en todas las computadores, porque se ha demostrado que gran parte del tiempo en el chat se dedica a temas externos a la empresa, reduciendo la productividad y la concentración en las horas laborales. En las empresas más modernas, en cambio, se está incentivando el uso del chat, pero a través de sistema de chateo internos de la empresa. Chatear entre colegas, o incluso a través de diferentes áreas de la empresa, ahorra el uso de teléfonos, es más ágil que el correo y finalmente garantiza una ágil y eficiente comunicación a través de toda la empresa.

La imagen de la empresa
Un elemento muy importante a cuidar, para que realmente los esfuerzos sobre la motivación de los empleados surta efecto dentro y fuera de la empresa, es que la empresa tenga una buena imagen en la comunidad donde participa. Son pocas las personas que estarán a gusto formando parte de una empresa famosa por contaminar, explotar a sus empleados, engañar a los clientes y utilizar mecanismos corruptos para lograr su resultados. La imagen de la empresa es, a fin de cuentas, la camiseta que los empleados deberán ponerse tanto dentro, como fuera de la empresa.
 

Conozca también...

Banner

Usuarios registrados



ENCICLON - Enciclopedia de Negocios, Powered by Joomla!; Joomla templates by SG web hosting